Arquitectura poco convencional

A pesar de que en las zonas donde se construyen los “trulli” se encuentran hallazgos arqueológicos de épocas prehistóricas, o cimentaciones de chozas de piedra de la edad del bronce, no perduran “trulli” tan antiguos. Esto queda justificado por el hecho de que, en lugar de reparar los desperfectos, en caso necesario preferían derribarlo y construir uno nuevo, por motivos económicos. Se piensa que antiguamente los trullos eran utilizados para evadir el pago de impuestos sobre las casas. Una de las tesis es que los “trulli” probablemente eran utilizados para comunicar, mediante señales de humo, la llegada de eventuales controles; en ese caso se demolían los techos, y se reconstruían después de pasado el peligro. Otros señalan que su origen está en que al ser construcciones sin mortero se estimaban transitorias y no formaban legalmente un poblado, de manera que no tenían que pagar el impuesto real por la creación de núcleos urbanos. Los “trulli” se construían generalmente como habitaciones o almacenes. El trullo era una típica construcción rural, donde el cozzaro, el que cultivaba la tierra del patrón, podía disponer de una protección donde descansar y guardar los instrumentos de labranza. Tradicionalmente, se construían sin mortero. Este tipo de mampostería es típica de la zona de Puglia, donde la mayor parte de los campos están separados por muros de piedra ejecutados en seco. En origen, la estructura cónica se habría erigido directamente sobre el terreno, pero la mayor parte de las estructuras que perduran se apoyan en muros perimetrales. Los espesos muros de los “trulli” se construían con una técnica particular de superposición de piedras y, frecuentemente, se colocaba una capa de barro para mantener el ambiente interno fresco en el verano y caliente en el invierno. En la cima de cada trullo, se colocaba una piedra o pináculo, a modo de «clave» del techo cónico. Se dice que cuando el patrón se aproximaba, con la intención de cobrar el «derecho de moradía» de los campesinos, estos, retirando una sola piedra demolían el techo para que pareciera un simple montón de piedras. El pináculo podía ser uno de muchos diseños, elegido por su simbolismo. Además, el propio cono podía tener un símbolo pintado sobre él. Tales símbolos pueden ser planetarios, el malochio (mal de ojo), la cruz, un corazón, una creciente y estrella, o algunos otros.

¿Quieres empezar tu viaje con Viaja al Sur?
¿Necesitas más información sobre nuestros viajes y nuestros servicios turisticos?

Puedes llamar al teléfono +34 600 630 124 o escribir al email office@viajaalsur.com

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando nuestra política de cookies. Más info: plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies